HE PECADO

He pecado, me he pasado, eso no puedes comer, lo estoy haciendo fatal, empiezo después del roscón…

Anónimo

Muchas veces, es lo primero que nos decís cuando entráis por la puerta de la consulta. Estos comentarios que nos hacéis o que os hacéis a vosotras mismas o que os hacen pertenecen a grupo de PENSAMIENTOS o COMENTARIOS SABOTEADORES.

Qué impotencia nos crea! Veros SUFRIR. Porque sí es un sufrimiento derivado de todas las creencias que hemos ido asimilando durante años de CULTURA DE DIETA.

Aquella dieta en la que no te dejaban comer plátano, aquella dieta en la que no ibas a cenar con tus amigas, aquella en la que no podías mezclar hidrato de carbono con proteína, aquella en la que bajabas super rápido porque además de hiperproteica era mega baja en kcal….

Como dijo una vez una compañera nuestra, lo único que no te puedes comer es un boli, una goma de borrar o un ladrillo. Puedes comer lo que quieras!! Porque en la restricción, en el control nace el DESCONTROL, el TOTAL, el DE PERDIDOS AL RIO.

¿Porqué no puedes tener chocolate en casa? Porque si tienes, piensas que te vas a comer la tableta entera. ¿ O no puedes tener pan en casa? Porque cuando empiezas, acabas con la barra.

Tienes clasificados esos alimentos como PROHIBIDOS porque alguien en algún momento los clasificó como tal o tú misma les has atribuido ese maldito adjetivo.

¿Cómo influye esto en tu conducta alimentaria? Cuando tienes ese alimento APROVECHAS porque mañana ya no va a estar o no te lo vas a permitir. ¿Y si te lo permites? Cuando te lo permites, te parecerá mentira pero esa conducta disminuye y no tendrás esa necesidad desbordante de comer.

No hay alimentos buenos y malos, puede haber alimentos que a nivel nutricional son más o menos interesantes. Si te has propuesto un objetivo de mejorar tu alimentación, aprenderemos a elegir alimentos con un buen perfil nutricional pero NO PASA NADA si dentro de esa alimentación entra una palmera o un bocadillo de chorizo. Lo mismo pasa si te has propuesto un objetivo de mejora de composición corporal NO PASA NADA, porque si empezamos con ese diálogo aparece la CULPA.

Hay muchas cosas que deben cambiar, porque incluso nuestro mismo círculo se encarga muchas de veces de, sin querer o con todo el amor del mundo, decirnos que es lo que podemos comer o no. En la era de las RRSS de alimentación sabe todo el mundo pero no, esto no es así.

Empieza el año y vuelta a lo mismo de siempre, ¿cómo te sientes? Párate un momento y reflexiona:

  1. Piensa a largo plazo, seguro que lo ultimo que quieres es estar oscilando 10 kg arriba 10 kg abajo.
  2. ¿Realmente te gustabas cuando tenías el cuerpo que tanto ansías? o estás idealizando?
  3. Desde dónde eliges un alimento u otro, desde el TENGO QUE o desde el QUIERO.
  4. Desde dónde eliges hacer ejercicio porque ¿tienes que QUEMAR? o porque ¿el ejercicio es la mejor medicina para tu cuerpo?
  5. ¿Quieres cuidar tu cuerpo porque es el que te sostiene y te permite hacer cosas maravillosas? o sin embargo, ¿le machacas porque lo odias?
  6. Comemos 3, 4, 5 veces al día, cada vez que comes estás pensando ¿esto me va a engordar? ¿No crees que es un sufrimiento darle tanto poder a la comida? ¿Qué relación tienes con la comida?
  7. ¿Hace cuanto tiempo no te comes un plato de macarrones sin remordimientos?
  8. Siempre, siempre va a haber cumpleaños, navidades, fiestas con tus amigas, todos estos acontecimientos forman parte de la vida. Lo que comas esos días no tiene que ser más importante que el compartir esos momentos con tus seres queridos. Lógicamente si dejas tu vida social de lado conseguirás bajar mucho más peso pero ¿a costa de que? ¿vas a estar toda la vida así?
  9. Date tiempo, vivimos en la sociedad de la inmediatez, olvídate del peso y observa y disfruta de los cambios que estás estableciendo, que te hacen sentir bien y que no te generan culpa ni malestar.
  10. El cuerpo no es estático, CAMBIA.

Los alimentos nos nutren pero también nos dan placer, nos calman… Aprender a ser flexible con tu alimentación es difícil porque nos han machacado mucho durante toda la vida pero es el camino para disfrutar de tu alimentación SIN CULPA.

Si te ha gustado o quieres comentarnos tu experiencias estaremos encantadas de escucharte.

Deja un comentario